Idioma Castellano

Logotipo del portal Feria ARPA. Bienal de la Restauración y Gestión del Patrimonio; Ir a página principal

Objetivos Generales del X Congreso Internacional AR&PA 2016

Patrimonio inteligente, territorio inteligente

La despoblación del ámbito rural y el de las pequeñas ciudades es progresiva e imparable. Si se cumplen las previsiones, en el año 2050 el 70% de la población mundial vivirá en grandes ciudades. Este dato deriva en una ecuación de preocupante resultado: miles de edificios históricos en riesgo de ruina o abandono en los lugares donde se producirá la despoblación y de sobreexplotación y gran presión urbanística en las grandes ciudades. ¿Es posible evitarlo? La respuesta es sí y la clave está en el cambio de paradigma en la gestión del patrimonio.

Aceptamos el hecho de que dentro de apenas 35 años muchos de nosotros viviremos en grandes urbes inteligentes, sí, pero iguales o muy similares gracias a los procesos derivados de la globalización. Grandes ciudades en las que para diferenciarse unas de otras, para mantener su identidad es decir su capa más importante de inteligencia, habrán de recurrir  a mantener en posición sobresaliente su memoria histórica reflejada en centros históricos, iglesias, monasterios, palacetes, puentes, castillos…, en definitiva, en su patrimonio cultural y su legado patrimonial.

Ahora bien, para alcanzar ese reto, debemos conseguir que el patrimonio se convierta en un atractivo, en epicentro de desarrollo para  la ciudad y en permanente conexión con las redes de comunicación. De otro modo, estará condenado a su desaparición.  De la misma forma en las áreas despobladas o con menor población el patrimonio histórico deberá estar en conexión permanente, para seguir percibiendo su latido, y así evitar su desaparición gracias a programas de conservación y promoción, ejerciendo un control exhaustivo que garantice la pervivencia. Tarea, en ambos casos, en la que el apoyo en las nuevas tecnologías y en nuevos modelos de gestión se hace imprescindible.

La mayor parte de la inversión realizada en Europa para proteger, conservar, restaurar y difundir el patrimonio histórico proviene hasta el momento del sector público. Hemos pasado de una época en la que Europa se volcó en la restauración y rehabilitación de edificios históricos, a otra en la que tras varios años de ajustes presupuestarios, comienza a promoverse un nuevo modelo basado en la cooperación público-privada, la conservación preventiva y por supuesto la gestión integral del patrimonio rompiendo los paradigmas clásicos. Desde el punto de vista tecnológico, internet de las cosas, el tan traído y llevado IoT, transformará -de hecho lo está haciendo ya- el mundo en que vivimos, incluido el patrimonio.

Estamos inmersos en una carrera de fondo, en un cambio de estrategia encaminado a lograr un patrimonio inteligente, eficiente y sostenible que genere a su vez territorios inteligentes, que nos permitan dar el salto hacia el desarrollo del concepto Big Data para entrar de lleno y sin vuelta atrás en el siglo XXI.

En el presente congreso analizaremos las estrategias, herramientas y los proyectos que ya están en marcha para alcanzar este reto.