Página de inicio; Junta de Castilla y León

II Plan Integral de Inmigración de Castilla y León 2010-2013

Nuestra Comunidad continúa trabajando para conseguir la plena integración de la población inmigrante

Castilla y León, como región receptora de población inmigrante, es una Comunidad que ha experimentado un importante cambio de composición de su población residente representando en la actualidad la población de origen extranjero el 6,75% de la población total empadronada en la región (INE 2010 definitivo 169.498 empadronados, 171.554 en los datos del avance del 2011 y 184.834 titulares de autorizaciones o certificados de residencia en vigor a diciembre 2010).

Aunque la regulación administrativa de los flujos migratorios, así como las autorizaciones para residir en el territorio nacional son competencia del Gobierno Central, sin embargo, son las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales las que han de prestar los servicios básicos a las personas que llegan con el objetivo de residir y trabajar en cada región.

En este sentido, las competencias en materia de integración de las personas inmigrantes de Castilla y León se encuentran recogidas en la Ley Orgánica 14/2007, de 30 de noviembre, de reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla y León.

El I Plan Integral de Inmigración de Castilla y León 2005-2009 puso de manifiesto el compromiso por parte de la Administración Autonómica de avanzar en la plena integración social y laboral de los inmigrantes residentes en Castilla y León. Un plan cuya aplicación fue necesaria e imprescindible y que representaba la materialización de una primera respuesta conjunta a la realidad inmigratoria de la Comunidad Autónoma.

Todas las Consejerías, Agentes sociales, Entidades Locales y Organizaciones sin ánimo de lucro, han manifestado a lo largo de su vigencia, la voluntad de dar continuidad a las líneas de trabajo iniciadas, así como ampliar otras medidas y objetivos relevantes.

En la Agenda para la Población, aprobada por Acuerdo 44/2010 de 14 de mayo se reconoce que los inmigrantes extranjeros, con una media de edad en torno a la treintena, suponen un aporte esencial de cara al rejuvenecimiento de nuestra estructura demográfica. Se destaca en el documento que nuestra Comunidad se ha convertido, en los últimos tiempos, en tierra de acogida. Se ha generalizado la llegada de personas de otras nacionalidades, razas y culturas que buscan oportunidades, una mayor calidad de vida, unos mejores sistemas de protección social que, con su esfuerzo, contribuyen decisivamente a mantener.

Como consecuencia, surgen nuevos valores de convivencia, de enriquecimiento mutuo, protagonizados por personas que no son de Castilla y León pero que pasan a ser ciudadanos en Castilla y León, sujetos activos de derechos y obligaciones.

La elaboración del II Plan Integral de Inmigración 2010-2013 ha respondido al compromiso de continuar desarrollando una política firme en los asuntos migratorios, que de respuesta a las necesidades de las personas residentes en nuestro territorio, con independencia de sus lugares de origen, fomentando el pleno ejercicio de los derechos ciudadanos tanto de la población autóctona como de la población inmigrante asentada en Castilla y León.

 

OBJETIVOS DEL II PLAN 2010-2013

Los objetivos generales y propósitos que persigue el II Plan Integral de Inmigración consisten en:

  1. Potenciar la integración social de las personas inmigrantes garantizando el acceso en igualdad de condiciones a los servicios básicos para la ciudadanía (sanidad, empleo, educación, vivienda, servicios sociales, participación, etc.)
  2. Facilitar la inserción e integración laboral de las personas inmigrantes al mercado laboral en las mismas condiciones que los trabajadores y trabajadoras autóctonas.
  3. Mejorar el conocimiento de la realidad migratoria en Castilla y León, mediante el estudio, la investigación y la formación de profesionales en la materia.
  4. Fomentar los valores positivos de la inmigración, como fuente de riqueza económica, social y cultural y erradicar toda forma de racismo, xenofobia y discriminación.
  5. Desarrollar un sistema de primera acogida a la nueva población inmigrante, hasta su incorporación a los servicios generales, atendiendo especialmente a aquellas personas que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad.

Para lograr estos objetivos el II Plan Integral de Inmigración en Castilla y León debe priorizar la cobertura de las principales necesidades de la ciudadanía, que se fundamentan sobre cuatro pilares básicos: empleo, salud, educación y vivienda, sin perjuicio del desarrollo de aquellos ejes que incrementan en bienestar de la población, tales como los servicios sociales, la igualdad de género o la cultura y el deporte.

 

Se intervendrá desde distintas áreas de actuación directamente implicadas en el desarrollo del II Plan Integral de Inmigración 2010-2013, pues se encuentran dentro de sus competencias y funciones el desarrollo de actuaciones y servicios a los que la población inmigrante accede, como son:

EMPLEO: El fomento y desarrollo del empleo en nuestra Comunidad abre el campo de las oportunidades a la población migrante que elige Castilla y León como sociedad de acogida siendo una de las vías fundamentales en el proceso de integración de esta población. Tanto en el ámbito rural como en el urbano, nuestra comunidad cubre con mano de obra inmigrante puestos de trabajo fundamentales para el desarrollo productivo de la sociedad castellana y leonesa.

FOMENTO: El acceso a una vivienda digna debe ser un elemento básico e imprescindible para que el proceso de integración de las personas inmigrantes sea una realidad

ACCIÓN SOCIAL E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: La universalidad y la sostenibilidad de los sistemas de protección social es una garantía del acceso al servicio para toda la población y la información adecuada sobre el acceso y el uso de los servicios sociales por parte de la población inmigrante es una de las medidas más importantes que contempla este II Plan.

SANIDAD: El Área sanitaria es otro de los pilares básicos sobre los que se sostiene los derechos de la ciudadanía. Por eso, es prioritario para el II Plan garantizar el acceso de los y las inmigrantes al servicio público de salud en igualdad de condiciones así como informar y sensibilizar a la población inmigrante sobre aspectos relacionados con la salud.

EDUCACIÓN: Uno de los objetivos fundamentales en este área es garantizar a cada alumno/a la respuesta educativa más adecuada a sus características personales, en función de su diversidad cultural.

Impulsar el aprendizaje y la integración del alumnado inmigrante, así como su permanencia en el sistema educativo; fomentar la integración y la convivencia en los centros educativos o impulsar la coordinación entre recursos educativos y sociales o familiares, son otros aspectos recogidos en el Plan.

CULTURA: El conocimiento recíproco de costumbres y culturas desemboca en la comprensión y en el respeto mutuo. Las actividades deportivas y el sector turístico se muestran como cauces idóneos para complementar la integración, así como el enriquecimiento y el respeto social.

La Dirección General de Políticas Migratorias y Cooperación al Desarrollo, dentro de la Consejería de Interior y Justicia, es la responsable de la coordinación, el impulso y la dirección de las políticas migratorias. Además centra sus acciones en la función planificadora, en la búsqueda del diseño de una política migratoria coherente con las necesidades del colectivo inmigrante.

Por otra parte, potencia especialmente el conocimiento de la realidad migratoria en la Comunidad, la formación de profesionales implicados con la inmigración, el conocimiento del castellano como herramienta esencial y básica de integración y la colaboración con las Entidades Locales y Entidades sin ánimo de lucro financiando sus proyectos de participación y sensibilización en materia de inmigración.

En definitiva, este Plan plurianual de Integración es un Plan para todos los castellanos y leoneses, que pretende facilitar nuestra convivencia y, con ello, el progreso de nuestra Comunidad en todos los órdenes.