Logotipo del Portal de Agricultura y Ganadería de Castilla y León; Ir a página principal

Producción integrada

La Producción integrada es un paso adelante respecto a la agricultura tradicional.

Es un método para obtener productos diferenciados, garantizando al consumidor la calidad y seguridad alimentaria y protegiendo el medio ambiente mediante de la utilización racional de los distintos medios de producción (suelo, agua, semillas, abonos, maquinaria y fitosanitarios) en todas las fases.

La Producción integrada permite el uso equilibrado de los productos fitosanitarios, controlando plagas y enfermedades utilizando de forma prioritaria métodos culturales, biológicos y naturales, sobre los químicos y eligiendo estos de forma cuidadosa y equilibrada, procedimientos propios de una agricultura sostenible con un alto nivel de autocontrol por parte de los productores y que ofrece como contrapartida el reconocimiento de esos productos.

Situación en Castilla y León 

La Producción Integrada se inició en Castilla y León en el año 2000 con la publicación del Decreto 208/2000, de 5 de octubre de 2000, por el que se regula la Producción Integrada de los productos agrícolas de Castilla y León (B.O.C. y L. de 11 de octubre).

Con esta norma se regulan los requisitos generales que deben cumplir los productores y operadores que opten por acogerse a este tipo de producción y hagan uso de la identificación de garantía propia de la Producción Integrada.

Tras la publicación de la normativa básica a nivel regional se han acogido a este tipo de producción integrada en nuestra Comunidad Autónoma, los siguientes cultivos: zanahoria, patata, frutales de pepita (pera y manzana), viñedo, liliáceas (puerro, ajo, cebolla), lechuga, remolacha de mesa, maíz dulce, cereales de invierno para la alimentación humana, cerezo y leguminosas de consumo humano (lentejas, garbanzos y alubias).