Logotipo del portal corporativo de la Junta de Castilla y León; Ir a página principal

Reserva Regional de Caza Sierra de la Culebra

Dónde se encuentra

La Reserva Regional de Caza "La Sierra de la Culebra" se encuentra en el cuadrante noroccidental de la provincia de Zamora, comprendiendo 12 términos municipales y afectando, total o parcialmente, a 41 núcleos de población. Los términos municipales son; Manzanal de Arriba, Figueruela de Arriba, Mahíde de Aliste, Villardeciervos, Ferreras de Arriba, Ferreras de Abajo, Otero de Bodas, Tábara, Riofrío de Aliste, Ferreruela de Tábara, Puebla de Sanabria y Pedralba de la Pradería.
Aproximadamente el 70% del terreno es de propiedad municipal, el 25% de propiedad privada y el 5% restante propiedad de alguna administración. La Junta posee aproximadamente un 1,5%, correspondientes al M.U.P. Nº 1.003.
La Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra fue creada en virtud de la Ley 2/1973, de 17 de marzo, sobre creación de trece Reservas Nacionales.

El Paisaje

La Sierra de la Culebra es un sistema orográfico de altura moderada en comparación con las existentes en las anteriores Reservas alcanzando su máxima cota a los 1235 metros, en Peña Mira. Su primer tramo se llama Sierra de la Atalaya, localizada al sur de Puebla de Sanabria, extendiéndose en dirección oeste- noroeste y este-sureste por una serie de picos de escasa altitud hasta llegara a Peña Mira, donde se bifurca, continuando hacia el Sur en la llamada Sierra Baja, y en la dirección mencionada hasta la Sierra de Sesnández, la cual se hundirá bajo los terrenos sedimentarios de la meseta castellana a unos 700-800 metros de altitud. Paralela a esta cadena principal se desarrolla otra secundaria que finaliza en las cercanías de Otero de Bodas.

Los ríos que surcan la Reserva pertenecen a la cuenca del Duero. El más importante es el Tera, en el que se ha construidos diversos embalses como el de Cernadilla, Valparaiso y Nª Sña. del Agavanzal. De las cumbres de la Sierra bajan diversos ríos y arroyos hacia el Tera, siendo los principales el Valdalla, arroyo de Cuevas y el río Castrón. Por la otra vertiente corren, de oeste a este, los siguientes ríos: el Calabor, Fontano, el Manzanas, el curso alto del Aliste afluente del Esla, y algunos de sustributarios por la izquierda, como el Ribera de Riofrío; y, por último, el arroyo Moratones, que corre paralelo al río anterior hacia el Esla, formando el límite suroriental de la Reserva.

Flora y Fauna

Flora: La vegetación natural de la Sierra de la Culebra ha sido totalmente transformada por el hombre. Los bosques de roble, melojo, zufreiros (alcornoques) y encinas, han sido totalmente transformados por el hombre en el devenir histórico. En el esfuerzo de recuperar no sólo la fauna sino su cubierta arbórea, a la vez que se invertía en el futuro de los habitantes de esta pobre tierra, la actividad repobladora de los años del Patrimonio Forestal de Estado y después la sucesivas Administraciones Forestales repoblaron con pino silvestre (Pinus sylvestris M.) y pinaster (Pinus pinaster Ait.) cerca de cuarenta mil hectáreas de las sesenta y cinco mil declaradas Reserva.

Desgraciadamente parte de este ingente esfuerzo repoblador ha sido pasto de las llamas, siendo sustituido rápidamente el pinar por brezales en Sanabria y Carballeda, y matorral de jara y genista en la parte alistana. No obstante, todavía podemos disfrutar de la presencia de formaciones arbustivas de rebollos y encinas, algunas machas de zufreiros, grandes castaños en las cercanías de los pueblos, y en las orillas de ríos y arroyos se conservan preciosos y tupidos bosques de galería de alisos, sauces y algún abedul.

Fauna: Las principales especies faunísticas que habitan actualmente en la Sierra de la Culebra, son, según clases taxonómicas:
- Peces: Destacan la trucha común, el barbo, la boga, el gobio y la bermejuela.
- Anfibios: Se han citado 14 especies diferentes, entre las que cabe mencionar los tritones jaspeado, ibérico y palmeado, el sapillo pintojo y la rana patilarga.
- Reptiles: Se han citado 12 reptiles, que se mencionan, la salamanquesa, lagartija colilarga, lagartija cenicienta, eslizón tridáctilo, culebra meridional y culebra de agua.
- Aves: Más del centenar de aves diferentes se pueden avistar a lo largo del año dentro de la Reserva, entre las que se señalan por su rareza el sisón, el alcavarán, la ortega, el halcón peregrino, el elanio azul, el aguilucho cenizo, el águila culebrera, el alimoche y el martín pescador.
- Mamíferos: Destacan las poblaciones de ciervos, corzos, jabalíes y lobos. Esta última especie, conjuntamente con el ciervo, son las piezas más valiosas del un equilibrio poblacional entre predador y presa, único en España. Respecto a las especies catalogadas destaca las poblaciones de gato montés, nutria, desmán de los Pirineos, tejones, incluso en una ocasión se avistó la presencia del lince ibérico.

Los Pueblos

La Reserva se extiende por parte de las comarcas zamoranas de Carballeda, Sanabria y Aliste. Posee algo menos de 8200 habitantes repartidos en 41 localidades pertenecientes a 12 términos municipales.

El 70% del terreno son montes municipales, muchos de ellos consorciados y declarados de Utilidad Pública, y algo menos de 20% terrenos agrícolas particulares, mientras que el resto son terrenos forestales privados o de propiedad estatal.

Los cultivos principales en Sanabria son los de patatas, centeno y, en menor medida, los de maíz, trigo y plantas forrajeras. En Aliste dominan los cereales de bajo rendimiento, seguidos de los prados de siega y pequeños huertos.

La ganadería es la actividad principal, estando representada por orden de importancia, ovejas, cabras y vacas. Las primeras pertenecen a la raza castellana que ha desplazado totalmente a la churra tradicional que pastaba en las chanas y pagos de esta sierra. Las cabras han disminuido notablemente siendo de razas serranas apropiadas a las condiciones de mayor xericidad y cuyos preciados productos son los cabritos y leche para quesos. El ganado vacuno para carne, es el más rentable, con una demanda en aumento de la raza tradicional alistana-sanabresa, de aprovechamiento mixto para carne y trabajo. Todavía se puede contemplar los carros tirados por estas vacas a la búsqueda de las suertes de leñas.

Antiguamente se explotaban minas de hierro, estaño y pizarra, pero actualmente sólo existen pequeñas serrerías en clara decadencia.

En la Sierra de la Culebra existen típicas viviendas con una arquitectura rural tradicional dignas de preservar con paredes de piedra y tejado de pizarra o paja de "cuelmo". Cuentan con dos plantas, accediéndose a la segunda directamente desde el exterior por medio de una escalera de piedra. Poseen balconadas cubiertas con tablas de madera y en la planta baja existen espacios periféricos cubiertos para almacenar la leña y guardar los aperos de labranza. Los pueblos situados en la carretera local que forma parte del límite norte de la Reserva (Villardeciervos, Cional, Codesal, Sagallos, Manzanal de Arriba y Sandín) conservan casas como la descrita, aunque los dos mejores conjuntos son las aldeas de Santa Cruz de los Cuérragos y Flechas, a punto de despoblarse, que bien merecen una rápida y efectiva protección.

Actividad Cinegética

El ciervo es la especie principal en el Plan de Caza de la Reserva. Los trofeos de ciervos obtenidos en la caza a rececho se encuentran entre los mayores de España. La Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra puede ser considerada como uno de los mejores territorios no cercados para la obtención de trofeos de ciervo en el ámbito nacional.

En cambio, el corzo en esta Reserva ha sufrido un desplazamiento progresivo desde la reintroducción del ciervo, esto unido a la presión intensa predatoria del lobo junto a un hábitat cada vez más tupido donde predomina el matorral, nos encontramos con una disminución de efectivos y una gran dificultad añadida para su rececho, lo que ha provocado que se relegue a una posición testimonial en el Plan de Caza.

El lobo, conjuntamente con el ciervo, es la pieza de caza mayor estrella de la Sierra de la Culebra. Esta Reserva, junto a la región portuguesa de Tras Os Montes y las comarcas de Aliste y Carballeda, es una de las áreas de España con mayor presencia de lobos. El lobo al norte del Duero en Castilla y León, legalmente es considerado como especie cinegética. La decisión técnica de su inclusión en el Plan de Caza, se basa en estudios realizados por los mejores expertos en la especie y programas de seguimiento de la población lobera y es el resultado de una serie de actuaciones seleccionadas como las más indicadas para gestionar las poblaciones del cánido dentro de la Reserva. El aprovechamiento de esta especie emblemática esta contribuyendo a mantener su equilibrio poblacional, y ha permitido un cambio de mentalidad en los habitantes de la zona al comprobar que los lobos también son capaces de generar beneficios y no solamente daños, como era opinión generalizada hasta la fecha.

En la R.R.C. "Sierra de la Culebra" la población de jabalí es muy fluctuante, debido fundamentalmente al lobo y a la variación de las disponibilidades alimenticias, que provoca en ciertas estaciones un éxodo hacia zonas dotadas de mejores posibilidades tróficas. El jabalí se caza en la Reserva mediante varias modalidades; mientras se está recechando a otra especie y si es autorizado por el personal de la Reserva, en aguardos o esperas por daños, y en batidas autorizadas a los cazadores vecinos y organizadas por las entidades locales.

En la Sierra de la Culebra tuvo siempre una gran importancia la práctica de la caza menor. Últimamente, las especies más características de este tipo de caza han sufrido una enorme regresión, como consecuencia directa del abandono de las actividades agrícolas y ganaderas tradicionales, derivado de la alta tasa de emigración registrada en toda la comarca desde la década de los cincuenta, que provocó una despoblación creciente junto a un envejecimiento paulatino.

Además de cazar

Al finalizar las cacerías, cazadores y acompañantes pueden disfrutar de esos mismos parajes realizando otro tipo de actividades, enmarcadas dentro del ocio y del turismo rural, que completarán su estancia en este valioso rincón entre las penillanuras de Aliste y Carballeda.

Son muchas las posibilidades turísticas y recreativas que podremos realizar tanto en sus inmediaciones como en comarcas aledañas como el Parque Natural del Lago de Sanabria con el lago glaciar más grande de la Península Ibérica (368,5 ha.) junto con diversas lagunas y cañones demostrativos de la acción glaciar cuaternaria que unido a una exuberante vegetación de gran variedad en todos sus estratos y a innumerables cascadas, regatos, ?hace que esta zona posea increíbles valores estéticos y paisajísticos. Y los amantes de la pesca, desde marzo a agosto tendrán la posibilidad de comprobar su destreza, tratando de pescar a las truchas que pueblan las aguas de los ríos sanabreses.

La gastronomía zamorana es, según algunos de los especialistas, de las más suculentas y variadas de España. Esto unido a la fama que han cobrado sus vinos de Toro junto a sus productos de la mejor calidad, quesos, cabrito, ternera, setas, caza nos lleva a poder afirmar que la Sierra de la Culebra es un buen destino para aquellos que gustan y disfrutan del placer de la buena mesa. Esta afirmación la pueden corroborar probando el cocido que hacen en Villardeciervos con los magníficos garbanzos de Fuentesauco, las truchas en los restaurantes de Puebla de Sanabria o Mercado del Puente, la chuleta de ternera alistana y las mollejas en San Vitero o Rabanales y por último, las setas, en sus diversas preparaciones a la cual, más exquisita.

Para más información consultar la dirección web  www.turismocastillayleon.com