Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Administración Pública

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Administración Pública de Castilla y León

Contenido principal

Fundamentos y principios

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir

Estamos orgullosos de poder decir que Castilla y León es una Comunidad Autónoma solidaria, incluso en estos tiempos de crisis y cambios. Tal y como está demostrando el trabajo realizado y el compromiso en la lucha contra la pobreza, las desigualdades y en la promoción de los derechos humanos.

La cooperación que llevan a cabo las Comunidades Autónomas y Entidades Locales, es decir, la denominada cooperación descentralizada, ofrece un valor diferencial respecto de las políticas internacionales y nacionales. Sobre todo en estos momentos, en los que uno de los objetivos consensuados internacionalmente, es potenciar las capacidades de los gobiernos locales de los países en desarrollo.

Una de las fortalezas de esta cooperación es la posibilidad de intercambiar conocimientos, experiencias y recursos humanos y técnicos, poniéndolos a disposición de los países socios, fomentando su autonomía y su capacidad de desarrollo. La educación para el desarrollo es otro de los valores distintivos de la cooperación descentralizada. 

Tras más de veinte años de experiencia, la Junta de Castilla y León ha experimentado un punto de inflexión en este compromiso, avanzando hacia una mayor eficacia y eficiencia, mejorando el impacto de sus intervenciones.

Para ello, en el nuevo periodo de planificación plasmado en el 

Descarga del documento tipo PDF. Abre una nueva ventanaIII Plan Director de Cooperación al Desarrollo de la Junta de Castilla y León 2017-2020 (4.292 kbytes)

 

y, en consonancia con las directrices tanto del Gobierno de España, como de los organismos internacionales, se ha apostado por la concentración geográfica y sectorial de las intervenciones, con el objetivo de incrementar el impacto en términos de desarrollo de las personas y de los pueblos. Así también, se tomó como reto realizar un esfuerzo importante en articular mecanismos que incidan en la transparencia, visibilidad y rendición de cuentas de las intervenciones que se realizan. 

En los últimos 20 años, con el apoyo de la Junta de Castilla y León, se han ejecutado  más de 1.100 proyectos de desarrollo en 55 países empobrecidos destacando, especialmente, el apoyo a los servicios colectivos de carácter básico, ligados a mejorar la calidad de vida de la población, tales como la salud, la educación o el derecho al agua.

Entendiendo la pobreza como un problema multidimensional, que obedece no solamente a la falta de recursos, sino también a la falta de oportunidades y de acceso a los mismos, es necesario reflexionar y evaluar las políticas impulsadas en estos años para enfocar los esfuerzos futuros, tanto en la erradicación de la pobreza extrema, como en la reducción de las desigualdades.

Esfuerzos, que no se centran solamente en las intervenciones que se llevan a cabo en los países con los que se colabora, sino que tienen un componente fundamental en la sensibilización y concienciación de los castellanos y leoneses. Esta apuesta por un enfoque integral se ha ido consolidando y aporta un valor añadido al papel tradicional de financiador que se ha venido realizando por las administraciones públicas en esta materia.

Hoy más que nunca se necesita un trabajo colectivo y multidisciplinal, por parte de todos los actores sociales, en la promoción del desarrollo y del respeto de los derechos humanos, para lograr un mundo más justo, sin desigualdades, comprometido y corresponsable.

Un compromiso que, más allá de la cuantía de la ayuda, apuesta por la calidad de las intervenciones, por la complementariedad entre actores y por la aportación de un valor añadido, como lo hace la cooperación descentralizada y, en concreto, la que propone y realiza la Junta de Castilla y León.