Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Administración Pública

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Administración Pública de Castilla y León

Contenido principal

Planificación estratégica

  • Ir a descargas
  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir

La Política de cooperación al desarrollo de Castilla y León se ha ido consolidando a lo largo de estos años, como respuesta al compromiso y concienciación de nuestra sociedad en la lucha contra la pobreza en el mundo. Un compromiso que ha ido creciendo y merece ser reforzado en momentos difíciles como el actual, donde la crisis económica en un mundo globalizado, pone de manifiesto, más que nunca, las interdependencias entre todos los países. En este contexto, la dotación de recursos económicos es importante, pero también lo es la eficacia y transparencia en su gestión. En base a esto, se ha hecho un esfuerzo de concentración de la ayuda que busca el aumento de la eficacia en las acciones que se apoyan. 

Estos principios orientadores han definido en el III Plan Director de Cooperación para el Desarrollo, dónde se recogen apuestas significativas por mejorar el impacto de las intervenciones medido en términos de desarrollo de las comunidades y los individuos, centrándose en la calidad y complementariedad de las intervenciones desde un compromiso global del conjunto de los ciudadanos. 

La pobreza tiene un carácter multidimensional y las vulnerabilidades vinculadas a las situaciones de exclusión social también, por ello el III Plan Director, plantea una nueva forma de abordar las prioridades sociales y sectoriales. Con el objetivo de ofrecer oportunidades a las personas más vulnerables, se centra así también en generar capacidades, utilizando el Enfoque de Derechos Humanos como propuesta metodológica, que pone el centro en las personas como protagonistas de su desarrollo, así como del de sus comunidades, potenciando la capacidad de acción efectiva de la población, especialmente de los grupos más marginados.

Por otro lado, y al objeto de una mayor eficacia de las actuaciones y para mejorar la coordinación y complementariedad de los distintos actores, se ha apostado por una mayor concentración geográfica. Se ha mantenido la intervención en 4 áreas geográficas, continuistas de las prioridades anteriores: América central , Sudamérica, Asia  y África, pero concentrando la acción en 9 países. 

Como sectores prioritarios de actuación se a puesta por el autoabastecimiento de alimentos y agua bajo un criterio de sostenibilidad medio ambiental, los servicios colectivos básicos tales como salud, educación, saneamiento y habitabilidad, el desarrollo agrario y pesquero y el desarrollo económico a través del emprendimiento, crecimiento económico inclusivo y trabajo digno.

El valor añadido que ofrece la cooperación descentralizada está basado en la cercanía con la ciudadanía y la experiencia en la gestión de servicios públicos educativos, sanitarios o de servicios sociales. Poniendo en valor el saber hacer de Castilla y León, promoviendo la cooperación técnica, la transferencia de conocimientos y las metodologías de trabajo, para fomentar las capacidades de las personas e instituciones de los países empobrecidos

Este esfuerzo de concentración y mejora de la calidad no se centra solo en las intervenciones que se llevan a cabo en los países con los que colaboramos, sino que tiene un componente fundamental en la sensibilización y concienciación de la ciudadanía. Esta apuesta por un enfoque integral “allí y aquí “ se ha ido plasmando, desarrollando y consolidando en el III Plan Director, dónde en este sentido, desde la Administración Autónoma, se considera además a la Educación para el Desarrollo y la ciudadanía global como una modalidad estratégica de actuación.

Nuestro compromiso por el desarrollo de los países más vulnerables reconoce e impulsa el esfuerzo de las mujeres y hombres que se ven día a día atrapados en una espiral de pobreza y luchan por un futuro mejor. Sin embargo, esta lucha no sería posible sin el apoyo de todos los ciudadanos, por ello, la toma de conciencia sobre los problemas que afectan a las condiciones de vida de buena parte de la humanidad, es hoy más necesaria que nunca.